El McMenú del reciclaje de residuos en Tenerife

Como decíamos ayer, la historia reciente de la gestión de residuos en Tenerife ha venido marcada por todo el proceso que permitió la aprobación del PTEOR (Plan Territorial Especial de Ordenación de Los Residuos) allá por el año 2009, con Wladimiro Rodríguez de Consejero de Medio Ambiente del Cabildo y Francisco Hernández de técnico responsable y verdadero hacedor de aquel plan participativo y razonablemente de consenso, acaso por primera y única vez a esa escala en la historia reciente del planeamiento insular y probablemente autonómico.

dsc_0349

Pero nadie sabe muy bien por qué, de la mano primero de Ricardo Melchior y después de Carlos Alonso, el asunto ‘residuos’ pasó a estar en manos de personajes realmente inútiles y sin el mas  mínimo peso político -y mucho menos conocimiento del tema- haciéndose prácticamente inviable el desarrollo de las líneas estratégicas básicas de aquel, en principio, ilusionante proyecto. Pero más asombroso aún fue la decisión de Alonso de dejar caer al Paco Hernández en favor de un oscuro personaje interino (eso sí, con carné de partido que por lo visto es lo que más cuenta) que desde dentro le hizo la cama al responsable de residuos que había conseguido transformar en pocos años al menos la imagen  lamentable que estábamos dando al mundo con una gestión disparatada del Complejo Medioambiental de Arico (o vertedero insular fundamentalmente). Otra cosa son las cifras de reducción o reciclaje que siempre han sido paupérrimas pese a las previsiones del PTEOR que básicamente se han quedado en agua de borraja casi una década después de que dicho proyecto comenzara a gestarse.

Desde que el interino Alejandro Molowny se hiciera con el control de la gestión de los residuos en Tenerife, una vez consiguió cargarse con la inestimable colaboración de José Antonio Valbuena y la indiferencia de Alonso al funcionario Francisco Hernández, que se sepa lo único que ha hecho es terminar de lapidar lo poco que quedaba del PTEOR  básicamente mediante un congreso internacional celebrado en junio pasado y donde el hombre se encumbró con las perritas de todos nosotros aunque no se sabe muy bien dónde. ¿Para qué necesitábamos más congresos -uno igual se hizo en 2005- cuando en el PTEOR se reflejan las conclusiones de muchos años de trabajo, de participación y de congresos que se llevaron a cabo en el momento procesal oportuno? ¿Qué íbamos a descubrir de nuevo que no se haya dicho ya? ¿Dónde estaba el tal Valbuena que no se entera que él mismo levantó la mano para aprobar un modelo de gestión des que ahora pretende hacer borrón y cuenta nueva?

Para esta gente, me da que para el gobierno y también para la nueva oposición que cada día que pasa parecen en realidad más de lo mismo, el PTEOR de Wladimiro y de muchos que le echamos horas hasta por gusto ha fenecido aún antes de empezar a andar. Ahora, cargándose también la estrategia de ‘Personas más sostenibles’ porque olía a Paco Hernández’, se han inventado lo de ‘Tenerife Sostenible’ y se han dedicado a pintar camiones y poco más. Con los ayuntamientos han montado un lío tremendo, ya sin vuelta atrás, según el cual el PTEOR los iba a arruinar a todos por las infraestructuras que planteaba antes de la incineradora: puntos limpios, plantas de compostaje, minipuntos limpios, plantas de clasificación de envases… Nada más lejos de la realidad porque lo que realmente nos está comprometiendo el futuro en la falta de aplicación de un plan que, en este caso, se ha trabajado y se ha consensuado inútilmente por todos, incluso por los que ahora pretenden cargárselo sin la más mínima explicación pública.

Quién nos iba a decir que después de todo íbamos a acordarnos de Paco Hernández y de su labor al frente de la gestión de residuos de Tenerife cuando nosotros mismos le invitamos públicamente a dimitir en la comisión de seguimiento del Plan que, por cierto, ya no sabemos ni si existe porque aún siendo miembros ni nos convocan ni nos pasan información alguna, como tampoco se actualiza ningún dato de residuos desde que echaran a Paco hace ahora un año y algunos meses. En fin, un triste panorama que ya les digo yo que nos pone rumbo a la incineradora sin más remedio porque hay unos objetivos de reciclaje que nos comprometen de cara al 2020 y que se afrontaban con el PTEOR del 2009 pero que, a día de hoy y sin aplicar plan alguno, ni nos aproximaremos ni de lejos. A eso pónganle el cuño. Y pónganle el cuño también a que eso significa más dinero para pagar multas a la Unión Europea y más recursos que nunca por parte de los ayuntamientos para hacerse cargo de la factura de la incineración porque otra no nos va a quedar después de una década desperdiciada de esta forma tan absurda.

2
El PTEOR de 2009 que ha pasado a mejor vida sin aplicarlo cuando se suponía que en 2016 tenía que estar a pleno rendimiento

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s